El reposo deportivo, fundamental en la luxación de hombro

El hombro presenta unas características muy peculiares: tiene una movilidad superior a la de cualquier otra articulación del cuerpo y una amplitud de movimiento casi global en todos los planos y ejes del espacio. Es la articulación que se luxa con más frecuencia en la práctica deportiva y supone hasta un 45 por ciento de todas las luxaciones.

Qué le sucede al hombro al sufrir una luxación

Una luxación de hombro es cuando la cabeza del húmero, que tiene forma de bola y encaja con la glena del omóplato, se sale completamente de su sitio (lo que coloquialmente se denomina “salirse el hombro”). Esto es lo que técnicamente llamamos luxación glenohumeral.

En el hombro hay otras luxaciones, también muy frecuentes, que afectan a la articulación acromioclavicular y que, en las últimas décadas, se han visto incrementadas por traumatismos directos en deportes como bicicleta, pádel y deportes de contacto.

¿Cómo actuar en un primer momento?

Las luxaciones de hombro clínicamente se caracterizan por mucho dolor, deformidad importante de esta articulación e impotencia funcional, donde el deportista tiene que suspender inmediatamente su actividad deportiva.

La primera medida es no mover ni manipular el hombro por parte del lesionado o por personal no facultativo, sujetárselo con un cabestrillo o cincha y acudir a un centro médico para su reducción. Si la luxación se produce durante un entrenamiento o competición y el deportista está asistido por un médico especializado, se puede intentar su reducción en el mismo terreno de juego, inmovilización y remitir al lesionado a un traumatólogo especialista en hombro para su estudio y tratamiento definitivo.

Deportes en los que se suele producir con más frecuencia

Existe mayor riesgo de luxación de hombro fundamentalmente en dos tipos de deportes. Aquéllos que sufren contacto directo con colisión, como es el rugby, y en jugadores de pádel, al colisionar contra la pared del recinto, y en aquellos deportes que pueden sufrir caídas con los brazos en extensión como en el ciclismomotociclismofútbol y balonmano.

En general, cualquier deporte es susceptible de sufrir una luxación por traumatismo directo (rugby) o indirecto (caída con el brazo en extensión).

Tratamiento a seguir

En el tratamiento de una luxación, los especialistas en hombro distinguen que sea la primera vez o que haya tenido más episodios de luxaciones (luxaciones recidivantes o recurrentes). En un primer episodio, el tratamiento es conservador mediante reducción de la luxación bajo sedación, inmovilización con cabestrillo o slingfrío local (crioterapia) y medicación antiinflamatoria vía oral. Después del periodo de inmovilización de alrededor de dos o tres semanas, para que cicatricen las partes blandas que se lesionaron durante la luxación, es cuando iniciamos el periodo de rehabilitación específica para recuperar la movilidad pasiva y activa del hombro, tonificar y potenciar la musculatura intrínseca del hombro y periescapular y mejorar la propiocepción.

Reposo

El reposo es fundamental porque permite la cicatrización de la distensión o rotura de la cápsula y ligamentos que siempre acompañan a una luxación de hombro. Por eso se recomienda un reposo de esta articulación de unas dos o tres semanas e iniciar la fisioterapia posteriormente.

Hay protocolos más agresivos de recuperación, iniciando la movilidad del hombro a las 48 horas, pero, desde el punto de vista del experto, estas técnicas de fisioterapia favorecen la recidiva de la luxación y el deportista puede pasar a tener un hombro inestable con luxaciones o subluxaciones recidivantes que le impiden mantener el nivel de competición deseado, e incluso tienen que verse sometidos a cirugías reparadoras.

Probabilidad y factores de recurrencia

La recurrencia o recidiva de las luxaciones de hombro depende de muchos factores, pero son esenciales los siguientes: edad del primer episodio de luxaciónsexodeporte que practica el lesionado, número de luxaciones cuando ya no es el primer episodio y lesiones asociadas a la luxación (defectos óseos, laxitud ligamentos…).

La tasa de recidiva o recurrencia de una luxación es de entre un 40 y 50 por ciento, pero este porcentaje puede superar el 80 por ciento cuando el primer episodio de luxación afecta a pacientes varones menores de 18 años y que practican deportes de contacto. En estos casos, hay que hacer una valoración personalizada del paciente para proponerles cirugía artroscópica reparadora en el primer episodio de luxación para disminuir la tasa de recurrencia si sigue practicando su deporte.

Precauciones para los que ya se han luxado una vez

Cualquier deportista profesional o recreacional que ha sufrido una luxación de hombro debe ser valorado y estudiado por un profesional conocedor de la patología del hombro. En la actualidad, mediante exploración física del paciente y los estudios de imagen (radiología, resonancia magnética y/o tomografía axial computarizada o TAC) podemos estudiar y analizar cuáles son los factores de riesgo que favorecen un nuevo episodio de luxación de hombro y, de esta forma, poner los medios para, en la medida de lo posible, evitar la recurrencia.

Por otro lado, cuando se produce una recidiva o se tiene un nuevo episodio de luxación, debemos valorar la indicación de un tratamiento quirúrgico mediante retensado capsulolabral. Esta cirugía presenta excelentes resultados con técnicas artroscópicas y facilita la recuperación completa del deportista en menos tiempo y con muy bajo índice de recurrencia.

Lo que no considera oportuno es sufrir recurrencias de luxaciones (inestabilidad glenohumeral) y no poner soluciones definitivas quirúrgicas, ya que cada vez que un hombro se luxa se van deteriorando de forma progresiva y grave las estructuras que lo componen (hueso, cartílago, labrum, ligamentos…), dificultando el tratamiento definitivo y los resultados satisfactorios y exitosos para el deportista.



Esta entrada fue publicada en Hombro por leyesfloresco. Guarda el enlace permanente.

Acerca de leyesfloresco

Somos un grupo de profesionales altamente cualificados dedicados al tratamiento integral de las lesiones del aparato locomotor, incluyendo lesiones deportivas, patología ortopédica y traumatológica. Nuestro objetivo es ofrecer a nuestros pacientes una atención médica personalizada de calidad. Somos firmes defensores de un enfoque multidisciplinar de su problema y de la medicina basada en la evidencia científica. Tras un largo recorrido profesional hemos centrado nuestra actividad asistencial en la Clínica CEMTRO, Hospital de reconocido y merecido prestigio liderado por el Dr. Pedro Guillén, y dotado de la tecnología más avanzada y el personal mejor cualificado. Nuestros pacientes se benefician de la experiencia que hemos adquirido en el tratamiento de deportistas de todos los niveles y por la que hemos obtenido un reconocimiento profesional, nacional e internacional.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *