El ‘running’ aumenta los casos de tendinitis rotuliana

El runningfooting, correr o jogging, son algunos de los términos más usados para referirse a la carrera continua. Esta disciplina, en principio, la puede practicar cualquier persona y se suele realizar al aire libre. En los últimos años ha aumentado considerablemente el número de personas que se ha sumado al running por los beneficios físicos y mentales que aporta al organismo.

Pero lo cierto es que la abundancia de corredores se ha traducido en más lesiones deportivas. Es lo que ha sucedido con la tendinitis rotuliana, que es más propia de los deportes de salto, como el baloncesto, el voleibol o el balonmano, en los que alcanza una prevalencia del 30 por ciento. En el running es mucho menos frecuente -en torno al 7 por ciento de quienes lo practican-, pero el auge de esta modalidad deportiva ha hecho que gane importancia.

La tendinitis rotuliana es un proceso inflamatorio del tendón que conecta la rótula con la tibia y de la vaina que lo envuelve.

Sus síntomas más característicos son:

  • Dolor
  • Inflamación
  • Impotencia funcional

El perfil típico de esta lesión es un deportista joven con actividad deportiva intensa. Pero no solo se asocia a la práctica deportiva; también puede presentarse en personas que no hacen ejercicio físico de forma habitual.

La tendinitis rotuliana es relativamente habitual en corredores que tienen microtraumatismos de repetición que generan microrroturas tendinosas en el punto e inserción con la rótula. En este sentido, no es extraño que surja en personas que no han hecho actividad física buena durante la infancia, cuyos tendones no están preparados, y empiezan a correr con cierta edad.

Prevención

La mejor manera de prevenir esta lesión es seguir un entrenamiento de intensidad progresiva y reducirla cuando aparece el dolor.

Además de  hacer estiramientos tanto antes como después del ejercicio para que el tendón tenga una mayor elasticidad.

Los expertos recalcan la importancia de actuar ante los primeros síntomas de dolor en la parte anterior de la rodilla. En un primer momento, la molestia solo se presenta después del ejercicio. Cuando la lesión está un poco más avanzada, también duele durante el ejercicio. Si el dolor comienza nada más iniciar la práctica deportiva, es un signo de mayor gravedad. Finalmente, la lesión alcanza su máxima expresión cuando incapacita para practicar deporte.

Cuando la lesión se ha cronificado, el tratamiento es muy complejo, pero si se encuentra en las primeras fases hay opciones terapéuticas que ofrecen resultados muy satisfactorios. Esta tendinitis se puede asociar con lesiones completas del tendón, que son lesiones muy evolucionadas.

La rotura del tendón requiere un tratamiento quirúrgico en el que hay que suturarlo otra vez a la rótula. Los afectados pueden tardar de un año a año y medio en volver a correr.

Muchas personas a las que les duele siguen corriendo, lo que da lugar a que lleguen a la consulta con una situación muy complicada. Hay que acudir al especialista ante los primeros síntomas. Es entonces cuando se pueden poner en práctica medidas bastante sencillas pero muy eficaces.


Esta entrada fue publicada en Ligamento Cruzado Anterior- LCA por leyesfloresco. Guarda el enlace permanente.

Acerca de leyesfloresco

Somos un grupo de profesionales altamente cualificados dedicados al tratamiento integral de las lesiones del aparato locomotor, incluyendo lesiones deportivas, patología ortopédica y traumatológica. Nuestro objetivo es ofrecer a nuestros pacientes una atención médica personalizada de calidad. Somos firmes defensores de un enfoque multidisciplinar de su problema y de la medicina basada en la evidencia científica. Tras un largo recorrido profesional hemos centrado nuestra actividad asistencial en la Clínica CEMTRO, Hospital de reconocido y merecido prestigio liderado por el Dr. Pedro Guillén, y dotado de la tecnología más avanzada y el personal mejor cualificado. Nuestros pacientes se benefician de la experiencia que hemos adquirido en el tratamiento de deportistas de todos los niveles y por la que hemos obtenido un reconocimiento profesional, nacional e internacional.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *