El sedentarismo el gran enemigo de nuestras rodillas

Las rodillas son unas de las articulaciones más castigadas por el ritmo de vida que llevamos.

El estar muchas horas sentado sin apenas movernos y luego hacer ejercicios muy intensos para compensar las horas de inactividad, supone un grave peligro para nuestras rodillas, ya que pueden desgastarse y producirse la habitual condromalacia rotuliana. Que está causada por un daño en el cartílago que recubre la parte posterior de la rótula de la rodilla. Si la razón es postural, se puede corregir con  fisioterapia.

Pero hay otras variables que hay que tener en cuenta para evitar lesiones de rodilla:

Cuidar nuestro peso. Hay que tener en cuenta que las rodillas tienen que soportar todo el peso de nuestro cuerpo y si tenemos sobrepeso harán sobreesfuerzo.

Elegir calzado cómodo para caminar es fundamental. Mención especial para las mujeres, que eviten en lo posible el uso de los tacones. El uso del tacón obliga a realizar pasos cortos con las rodillas semiflexionadas, es muy perjudicial para las articulaciones.

Algunas precauciones

 

  • Realice estiramientos antes de iniciar la actividad física.
  • Recuerde que la natación y la bicicleta son los principales aliados de la articulación. En general, el ejercicio suave o moderado.
  • Pierda peso y no cargue con objetos pesados. En el caso de tener que levantar objetos, recuerde hacerlo con las rodillas flexionadas.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *